Las enfermedades como rotavirus, sarampión y tosferina, que afectan principalmente a niños menores de cinco años, así como otras que padecen los adultos mayores, pueden prevenirse a través de la vacunación, resaltó la doctora Mónica Rodríguez, médica de la Sección de Higiene Materno Infantil.

“El IGSS cuenta con esquemas de vacunación para la población pediátrica, adultos mayores, enfermos crónicos, embarazadas y personal de salud. En el esquema pediátrico se encuentran las vacunas BCG y contra la hepatitis B, las que deben aplicarse al nacer, y a los dos meses de vida debe administrarse la vacuna pentavalente, rotavirus, neumococo y polio, explicó la doctora Rodríguez.

Además, dentro de otras vacunas que se administran al cumplir un año se encuentra la que inmuniza contra el sarampión, las paperas y la rubeola (SPR); la vacuna contra varicela se recomienda al cumplir un año con tres meses, al igual que la de hepatitis A.

“El Instituto también cuenta con vacunas de refuerzo como la aplicada contra difteria, tétanos y tosferina (DPT), y para las niñas de 10 años estamos recomendando la vacunación contra el papiloma humano, una de las principales causas de cáncer de cérvix en las mujeres”, precisó la profesional.

Dra. Mónica Rodríguez

En el esquema de vacunación para adultos se deben contar las vacunas contra hepatitis A y B, neumococo, 13-Valente y 23-Valente, así como el esquema dirigido a mujeres embarazadas y personal de salud, como la vacuna contra la tosferina, el tétanos y la difteria (TDAP), con la que se brinda inmunización tanto a la madre como al futuro bebé. También se contemplan la vacuna antitetánica y la que se aplica contra la rabia, las que se administran en el momento de un accidente.

Es importante que las personas estén atentas y verifiquen constantemente si están al día con el esquema de vacunación, si les falta alguna deberán asistir a su unidad médica para que se les administre, concluyó la doctora Rodríguez.

 


 

DEJA UNA RESPUESTA

Agregue un comentario
Ingrese su nombre aquí